Historia de Israel II parte 

La persecución de los judíos no se ciñe a los tiempos más contemporáneos. En su azarosa existencia como pueblo, los judíos han vivido innumerables conflictos, han sufrido la esclavitud, la ocupación de su territorio,… La Diáspora, como se ha venido a llamar al exilio del pueblo judío fuera de la Tierra de Israel, se ha producido de manera continua desde la primera gran dispersión a principios del s. VI a.C. debido a la invasión de los babilonios, pasando por la destrucción del segundo Templo de Jerusalén en el año 70 de nuestra era por las legiones de Tito hasta la posterior gran dispersión a partir del año 135 cuando las huestes del emperador Adriano sofocaron a sangre y fuego la rebelión de Bar Kojba, prohibiendo en adelante la religión judía y practicando un exterminio sistemático de la población y de la cultura judía. La huida de la población provocó la formación de pequeños núcleos judíos por todo el imperio y más allá de sus límites. Durante la Edad Media, las distintas comunidades judías diseminadas por Europa y el Próximo Oriente viven en circunstancias diferentes. La permisividad de los musulmanes hacia otras religiones permite a los judíos dedicarse en libertad a sus actividades artesanales y comerciales a cambio de los cánones obligatorios que como dimmíes (“gentes del Libro”, como eran conocidos en el Islam a cristianos y judíos) debían abonar para ejercer libremente su fe. En cambio, en los reinos cristianos europeos, incluso en los territorios ocupados por los cristianos durante la Primera Cruzada, fundamentalmente, la situación es diferente. Sus actividades económicas generan un latente recelo entre la población cristiana, normalmente empobrecida, y son comunes las persecuciones y asesinatos en determinadas épocas de crisis o carestía, y ello a pesar de que muchos reyes del orbe cristiano protegían a estas comunidades de tales abusos por conveniencia económica, fundamentalmente.
  • YouTube

© 2023 by FREE LINE CREATIVE STUDIO